miércoles, 2 de marzo de 2016

Rosquetes de semana santa de Chiclana de la Frontera



Este fin de semana hemos estado en Chiclana, en Cádiz, y lo hemos pasado genial. Y aunque el tiempo no nos ha acompañado, de hecho hemos pasado un frío que pela, hemos podido disfrutar de la compañía de Alicia, Coca, Ana y Lucia, y de su mascota, Larry, el besucón. 
Y mi amiga Alicia es la que me ha enseñado esta receta y me ha dado permiso para publicarla. No es que sea un secreto de familia, de hecho es un postre típico de allí, pero sí que me ha enseñado el toque para que queden blanditos por dentro, que es como más les gusta a ellos.





Ingredientes

Medio kilo de azúcar
1 kg de harina
250 g de aceite de oliva
4 huevos
un vasito de vino dulce (moscatel) o anís
un sobre de levadura
canela
ralladura de un limón
1 o 2 cucharadas de matalauva (anís en grano)

Elaboración

Lo primero que tenemos que hacer es poner el aceite y la matalauva en un cazo al fuego, lo dejamos unos minutos y lo dejamos enfriar. Después lo colamos, ya que usaremos solo el aceite.

En un bol grande añadimos todos los ingredientes secos, los removemos y hacemos un agujero en el centro. En ese agujero vamos a añadir el resto de ingredientes y vamos a amasar con las manos. Después la masa la pasamos a la encimera y la trabajamos hasta que no se nos pegue en las manos, si es necesario se puede añadir un poco más de harina.

Una vez que la masa esté lista le damos forma con las manos. A Alicia le gusta hacerlos así, con forma de lazo, pero si lo preferís podéis hacerlos redondos, con forma de rosco.

Una vez formados, se van poniendo en la bandeja sobre un papel de hornear.
Los metemos en el horno previamente calentado a 200 º con calor arriba y abajo y estarán hechos en unos 15 minutos. Los últimos se hacen antes ya que el horno está más caliente. Tenéis que ir mirando y sacarlos cuando estén doraditos por los bordes.

Salen muchísimos, así que si no sois muchos en casa, podéis usar la mitad de los ingredientes.




Estos los hicimos Alicia, Dani (mi hijo de siete años) y yo. Lo pasamos genial, al principio no me salía ni uno, no os creáis, que la cosa tiene su ciencia.Y Dani disfrutó muchísimo, así que si os animáis a hacerlos en casa poned a los niños a que os ayuden tanto a amasar como a darles forma, lo van a pasar fenomenal. Y además les van a encantar porque están buenísimos.




Espero que os guste la receta.

Un beso y hasta la próxima.

2 comentarios:

  1. Una receta estupenda, se ven muy buenas estas rosquetes,da gusto hacer estas cosas con los niños, ellos disfrutan un montón y nosotras también.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar