lunes, 5 de noviembre de 2018

Trenza rellena de crema de avellanas casera



Hace ya algún tiempo que hice esta trenza y fue todo un éxito. Nos la comimos todavía calentita y estaba buenísima, además no es muy complicada de hacer, solo hay que tener un poco de paciencia con los levados de la masa, lo demás muy sencillo




Ingredientes de la crema de avellanas

100 gr de chocolate 
100 gr de avellanas tostadas sin sal
100 gr de leche
50 gr azúcar de caña (también azúcar normal)
40 gr de mantequilla

Elaboración

Se trituran el chocolate y las avellanas todo lo que se pueda (esto es importante, sobre todo las avellanas, para que después no se noten).
Se ponen todos los ingredientes en un cazo a fuego medio y se va moviendo hasta que todo esté bien integrado y tenga la consistencia de crema.

Ingredientes para la masa

400 g de harina de fuerza
un huevo
30 g de mantequilla blanda (sacarla de la nevera un rato antes)
un sobre de levadura de panadero (o bien 25 g de levadura fresca)
180 ml de leche
una cucharada de azúcar
una pizca de sal

Elaboración.

Ponemos la harina y la levadura en un bol y  removemos, enseguida añadimos el huevo batido, el azúcar, la leche y la mantequilla y  amasamos hasta obtener una masa que no se nos pegue a las manos. La cubrimos y la dejamos reposar unos 30 minutos hasta que doble su tamaño.
Después dividimos la masa en dos parte iguales, las estiramos intentando darle forma de rectángulo y la cubrimos con la crema de avellanas. Las enrollamos como si fuera un brazo de gitano y los ponemos sobre papel de horno en la bandeja del horno. Con un cuchillo afilado le damos un corte dividiendo el brazo en dos partes iguales sin llegar a la punta por uno de los lados y vamos formando la trenza pasando un lado por arriba y el otro por abajo, después lo cubrimos con papel transparente y lo dejamos reposar hasta que las trenzas dupliquen su tamaño.
Le ponemos mantequilla por encima con ayuda de una brocha y la metemos en el horno que estará precalentado a 200 º. Lo dejamos a esa temperatura durante unos 15 minutos, después bajamos el horno a unos 180 º y lo dejamos otros diez minutos más hasta que estén bien doradas.

Al sacarlas del horno las glaseamos con una mezcla hecha con leche y azúcar glas (se le va poniendo cucharaditas de leche al azúcar hasta que tenga la consistencia que nos guste)





Espero que os guste

No hay comentarios:

Publicar un comentario